QUÉ ES LA MATRONATACIÓN

Los recién nacidos están perfectamente dotados de una variedad de reflejos que hacen posible el progresivo desarrollo de una conducta adaptada al medio en que se desenvuelvan, en este caso el agua. Limitar las experiencias del primer año a la estancia en la cuna o en el cochecito de paseo significa reducir el desarrollo tanto físico como intelectual de nuestro bebé, en un período crítico de su vida. Todos los psicólogos y pedagogos reconocen la importancia de los primeros años en la vida del individuo y, a pesar de ello, seguimos sin prestar la atención necesaria hasta la entrada en la escuela. El objetivo más importante de esta actividad se centra en reforzar el vínculo de amor y confianza entre la madre y el bebé, haciendo que ambos compartan una experiencia original, única e irrepetible, fortaleciendo la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá. Además, por si esto fuera poco, se van a crear situaciones de juego, dentro de un ámbito lúdico y recreativo.

POR QUÉ REALIZAR MATRONATACIÓN

El propósito de esta actividad, es la familiarización plena con el medio acuático sin establecer metas determinadas sobre autonomía en el agua. Vamos a dar una mayor importancia al descubrimiento de su cuerpo y las posibilidades que este tiene en el agua. Aunque lo obvio es que su progreso en todos los sentidos así como el aprendizaje de sus primeros pasos como nadador serán evidentes, pretendemos que no se muestre rechazo al agua ni miedo a la inmersión como a las salpicaduras que serán parte de las clases.

La participación del padre o la madre es fundamental, según nuestro criterio, además vamos a favorecer esa relación con el bebé, que en ocasiones debemos tener en menor medida, dado que debéis trabajar, y todo ello lo haremos con el agua como elemento de mayor relevancia. Enseñaremos a nuestros bebés a disfrutar en plenitud de la piscina desde una temprana edad.

QUÉ BENEFICIOS LES APORTA LAS ACTIVIDADES ACUÁTICAS A NUESTROS BEBÉS

En cuanto al desarrollo psicomotor los bebés que aún no caminan tienen en el agua la posibilidad de moverse de manera tridimensional teniendo mayor libertar y continuidad de movimientos. Y por consiguiente favorecemos su coordinación motriz.

Fortalecemos el sistema cardiorrespiratorio, dado que las actividades en el agua fortalecen tanto el corazón como los pulmones. Al mismo tiempo nos ofrecen una mejora inmunológica.

Les inicia en la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo, desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.

Ayuda al bebé a relajarse y al mismo tiempo a sentirse más seguro.

CÓMO PLANTEAMOS LAS CLASES EN EL COLEGIO

Las clases las vamos a plantear desde un punto de vista lúdico y agradable,
queremos despertar en los niños el interés por las actividades acuáticas y por ello diseñaremos las mismas para que las disfruten.

Vamos a respetar los ritmos de los niños dándoles su tiempo y dejando que se den cuenta de que no pasa nada por probar a participar en la actividad y después seguir jugando con otros niños que estén haciendo otra actividad dirigida.

Vamos a intercalar las actividades motrices con canciones que les son familiares, de esta manera intentamos reunir siempre el máximo de atención, sea cual sea el nivel y predisposición al agua.

Nuestro máximo objetivo es que ellos sean felices en el agua y que mediante el juego vayan asimilando todas las nociones que nosotros les vamos a ir planteando.

QUÉ MATERIAL ES NECESARIO PARA ESTA ACTIVIDAD

Tanto tu bebé como tú vais a necesitar el siguiente material para poder realizar la actividad:

  • Para ti: Toalla, chanclas, gorro y bañador.
  • Para tu bebé: Pañal de agua, bañador del Colegio, chanclas y toalla.